24/11/08

Estar en el centro


Una maestra de preescolar estaba observando a los niños de su clase mientras dibujaban. Ocasionalmente se paseaba por el salón para ver los trabajos de cada niño. Llegó donde había una niña que trabajaba diligentemente, y le preguntó qué estaba dibujando. La niña replicó:


- Estoy dibujando a Dios.


La maestra se detuvo y dijo:


- Pero nadie sabe cómo es Dios.


Sin pestañear, y sin levantar la vista de su dibujo, la niña contestó:


- Lo sabrán dentro de un minuto.


3 comentarios:

  1. ¡Maravillosa inocencia!

    ResponderEliminar
  2. Ya dijoCristo que el que quiera entrar en el Reino de los Cielos debe hacerse como un niño.

    ResponderEliminar
  3. andres do barro nacin25/11/08 22:16

    los niños .muy bueno son lo maximo.

    ResponderEliminar

Tu espacio para comentar...